Blogia
Rothfugio

El poder

El poder

Últimamente siento que hay cosas aún más a mi alcance de lo que pensaba. Tengo la sensación de que puedo controlar muchas más cosas de las que creía, y que para ello tan sólo tengo que desearlo, proponérmelo, intentarlo. Es cierto que malas rachas las tiene cualquiera, que ninguno estamos exentos del riesgo de abatirnos, de desanimarnos, de deprimirnos. Pero muchas veces, y especialmente en esos momentos bajos, nos cuesta ver todo eso de lo que somos capaces.

 

Y es precisamente cuando lo ves cuando te sientes tú mismo, te sientes rey, te sientes ganador y poderoso, independientemente de que los planetas decidan alinearse en tu contra. No importa cuántas personas se dediquen a hundirte, no importa cuántas adversidades encuentres en el camino. Cuando te sientes vencedor, eres capaz de todo, de derribar muros, de saltar obstáculos, de cruzar océanos, de sentar cátedra. Puedes hacerlo todo. Y lo mejor es que la magia del poder existe. Creer en la magia es lo que nos da fuerza, y cuando ves que en ti reside el mismísimo poder mágico, entonces no hay nada ni nadie que pueda pararte. Todas tus convicciones se vuelven realidades, tú creas el mundo alrededor, tú creas los hechizos en las personas, tú moldeas su realidad a tu antojo, tú decides tu propio destino y tu camino. Luego habrá eventualidades, sí, pero estás preparado. Porque la magia es el poder, el poder personal, la convicción, el deseo y las ganas de vivir.

 

Y no hay nada ni nadie que pueda impedirnos seguir adelante si es lo que queremos.

 

P.D.- Hay una persona especial a la que quiero dar las gracias desde aquí, un amigo que en poco tiempo me ha demostrado muchas cosas y que, sin él, todo estaría mucho más negro. Gracias, “men”, porque estás haciendo mucho bien por aquí. Te deseo lo mejor, y un fuerte abrazo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Felipe Ferrante -

Quizás la conozcas, pero aún así, ahí va.

Si puedes conservar tu cabeza,cuando a tu alrededor todos la pierden y te cubren de reproches;Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti,los demás hombres y ser indulgente para su duda;
Si puedes esperar y no sentirte, cansado con la espera;Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
y si eres odiado, no devolver el odio, sin que te creas por eso,ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;
Si puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente, te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único,
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre,
y tratar de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que la verdad por ti expuesta,
la veas retorcida por los picaros, para convertirla en lazo por los tontos.
O contemplar que las cosas, por las que diste tu vida, se han desecho.
Agacharse y reconstruirlas, aunque sean con gastados instrumentos.
Si eres capaz de juntar en un sólo haz todos tus triunfos y arriesgarlos a cara o cruz en una sola vuelta.
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste,
y nunca mas exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida;
Si puedes obligar, a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de desfallecido
y que así se mantengan, hasta que en ti
no haya otra cosa que la voluntad gritando:
"¡Persistid, es la orden!".
Si puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos pueden causarte daño,
Si todos los hombres pueden contar contigo, pero ninguno demasiado,
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final,
tuya será la tierra y cuanto ella contenga,

y -lo que vale más- serás un hombre, ¡hijo mío!


Rudyard Kipling
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Carmen -

Hola guapo,
sólo quería dejarte un besito
:*
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres